SEGUIDORES GOLOSOS

COMPARTE CON TUS AMIGOS GOLOSOS EN TUS REDES SOCIALES

siguenos en facebooksiguenos en Twittersiguenos en Google+Canal de youtubeSígueme en LikedinSígueme en PinterestRss feedsígueme en Delicioussígueme en Instagramsígueme en Bloggersígueme en Diggsígueme en Dribbblesígueme en Tumblrsígueme en Flickrsígueme en Picasasígueme en Slidesharesígueme en Myspacesígueme en Orkutsígueme en Redditsígueme en Skypesígueme en StumbleUponsígueme en Vimeosígueme en Wordpresssígueme en Yahoo!sígueme en Friendfeed!sígueme en Livejournal!sígueme en Hi5!sígueme en Skyrock!sígueme en Vkontakte!sígueme por Correo

lunes, 1 de noviembre de 2010

QUE REGALO DE CUMPLEAÑOS!!!!

CUMPLEAÑOS DE ENSUEÑO


Fue un día muy especial, ya que era el cumpleaños de mi esposo, yo como siempre me desperté muy temprano para darle su regalo, una tortita que había comprado, un peluche, una tarjetita con su regalo y por supuesto no podía faltar la ropa interior más sexy que encontré modelada solo para él a mi manera... Así empezamos el día muy sensual, provocativo, erótico e inesperado como a él le gusta, no fue la excepción ese día, después de hacer el Amor muy apasionadamente aquella mañana el se fue para el trabajo pero antes de salir me dijo:


- Hoy es Mi Cumpleaños, así que estas sometida a mis deseos por todo el día de hoy


- Claro Mi Amor, lo que tú me pidas lo haré


- ¿Lo que yo pida?... ¿Segura?


- Si, tú sabes que siempre te complazco en todo...


- Te tomo la palabra, Mi Amor


- ¿Y qué quieres que haga para ti?


- Amor, hoy llegare un poco tarde ya que iré a tomar unos traguitos con mis amigos, no me esperes despierta, pero eso sí, Cuando yo llegue hoy Quiero encontrarte desnudita en la cama y mientras tú duermas yo me desnudare y entrare a la cama un poco bebido directito a culearte Amor, además quiero que te des un baño y te rasures completita para mi...


- Está bien Mi Amor, así será, espero que no te demores mucho o que se te pasen las copas ya que si es así no podrás disfrutar de lo Caliente que estaré esperándote... Ni de lo Puta que hoy seré para ti

Pase el día pensando en lo que pasaría por la noche a mi esposo siempre le da por sorprenderme, pese a que vivimos ya un buen tiempo, pero el siempre me sale con una nueva, mi imaginación comenzó a volar demasiado así que tuve que calmar mis ansias viendo una película XXX y masturbándome, por la tarde entre a la ducha y me rasure toda la conchita, no deje ni un solo bello, me pase crema por toda la piel para dejarla bien suavecita, cepille mi pelo, aunque yo pensaba dentro de mí para que si acabaría totalmente despeinada, me perfume y me metí en la cama así desnudita como él me lo pidió, veía una película XXX y programé la TV para que se apagara sola, así pensando y viendo esas imágenes tan excitantes empecé a presionar mi sexo, muy caliente por todo aquello, luego me agarró el sueño y terminé durmiéndome...

Soñaba que andaba desnuda por las calles y me dejaba coger con cuanto hombre sudoroso, velludo, necesitado, vicioso, gustoso, infiel, goloso o depravado quisiera meterse en mis entrañas y hacerme gozar como una Puta, hacia cosas muy sucias, depravadas y eróticas en mis sueños, hasta que en uno de esas tantas imágenes de mis sueños, me recosté sobre una cama en una casa desconocida y muy oscura, apenas y se veía la silueta de la cama y los veladores, sentía las sabanas suaves sobre mi cuerpo acariciándome muy lascivamente, en breve sentí que alguien se metía a la misma cama por detrás de mí... me hice a la dormida y me concentraba en adivinar sus movimientos y sus pensamientos, sentía sus deseos sobre mi piel desnuda, se me erizó todo el cuerpo de solo sentir la energía que irradiaba su cuerpo acercándose lentamente a mí... de repente sentí una mano perdida que rozaba mis formas, el calor que sentí sobre mi cadera y mi cintura, que emanaba de aquella mano deliciosa, se esparció por todo mi ser... mi cuerpo reaccionó de inmediato como con impulsos eléctricos que pasaban por mi espalda y terminaban en mi vagina, haciendo que esta se empape en mis fluidos de inmediato... por un momento no supe si era sueño o realidad era algo tan placentero, delicioso e inesperado, esa mano se convirtieron en dos sobre mi cuerpo, ambas atrevidas hacían lo que querían sobre mí, curioseaban todas mi formas y todos los rincones, acariciaban mis senos y apretaban mis pezones con lujuria, recorrían mis piernas y se metían entre ellas descubriendo mi calentura y mi humedad, yo no lograba distinguir en la penumbra ningún rostro conocido, solo alcanzaba a entregarme al placer y disfrutar de aquella sensación, aunque trataba a todas costas de darme cuenta si aquello pasaba en mis sueños o si ya me había despertado y todo aquello era real, aunque extrañamente no pensaba en que ese hombre fuese mi esposo, más bien deseaba que no lo fuera, que fuera un total desconocido...

Sentía como su lengua recorría mi cuerpo, desde mi boca, mis senos, pezones, mi vientre, los labios de mi vagina, mi clítoris, mis piernas y hasta la punta de mis dedos, sus manos de la misma manera recorrían cada lugar mío, sus dedos me palpaban y me tocaban y a estas alturas se humedecían ya de mis fluidos, entraban y salían por mi boca, mi vagina y mi culo, a su antojo, trataba de distinguir donde estaba pero solo veía oscuridad y algunos rayos perdidos de luz tenue con los que no se lograba distinguir nada por la negrura de la noche sin luna, ese tocar, besar y sobar frenético sobre mi cuerpo me volvían loca, así tan excitadísima como me encontraba, me entregaba al placer carnal, gemía, me estremecía, sudaba y me chorreaba de ganas de ser poseída... tocaba el cuerpo de aquel hombre delgado, lo besaba, juntábamos nuestras lenguas, acariciaba sus piernas, sus nalgas, su espalda, su pene erguido, palpitante, duro, mojado y listo para adentrarse en mí, el metía sus dedos en mi coño y los sacaba empapados, continuaba así a un ritmo delicioso, seguía lamiendo mi cuello y con su otra mano apretaba mis senos con fuerza...

Yo aún sin distinguir quién era él y donde estábamos, aunque a estas alturas con la calentura que llevaba encima y que iba creciendo a un ritmo desconcertante, francamente ya no me importaba, ni quien ni en donde estuviésemos, solo quería que él me clavara esa verga grande, dura y palpitante en el coño... Tampoco había logrado distinguir si era realidad todo aquello o solo un sueño muy mojado... En breve el se subió encima de mí y me abrió las piernas, yo me puse muy nerviosa, agitada y excitada a la vez, aunque todo mi cuerpo ansiaba eso, empecé a jadear sin que él me hiciera nada, no pude controlar aquel impulso, los nervios hicieron que yo lo presionara un poco con las piernas por lo que él no pudo penetrarme, se recostó sobre mi cuerpo y nuevamente nuestras lenguas se entrelazaron, mis manos recorrían todo su cuerpo al igual que sus manos recorrían el mío, yo estaba muy excitada y note que el también estaba muy nervioso, en ese breve intervalo él se puso un condón con mucho esfuerzo por la posición, yo no quería que lo hiciera pero lo deje, yo acariciaba su pelo con las manos tratando al mismo tiempo de ver quien era... pero no lo logré, la forma de su cuerpo, el cabello, la piel, la boca, hasta el bello en las piernas eran parecidos a los de mi esposo pero no estaba cien por ciento segura de que fuera él, más bien aquel hombre continuaba besándome y acariciándome, intentando que con esto me relajara y dejara de presionar con mis piernas, para que en ese instante que yo lo hiciera él pudiera penetrarme a su antojo, sentía mi coño muy mojado deseando que ese pene entrara poco a poco, centímetro a centímetro o mejor milímetro a milímetro acariciando las paredes de mi vagina caliente, húmeda, deseosa y sedienta de esa verga golosa y ansiosa...



Lo deje acercarse solo un poco, lo suficiente para que su glande palpitante rozara con los labios de mi coño, el agarraba su pene, lo golpeaba sobre mi clítoris y lo frotaba a lo largo toda la entrada de mi vagina y esta le respondía al instante segregando más fluidos, con un fuerte estremecimiento que me recorría toda la espalda, esto me hacía soltar leves suspiros, le permití acercarse un poco más y la cabeza de ese delicioso pene abrió muy rápido y fácilmente los labios de mi vagina, lo cual no fue para el nada difícil ya que estaba chorreándome de placer, eso causo en mi una corriente eléctrica que me recorrió por completo de pies a cabeza y volvió hacia mi vagina para asentarse y producir impulsos continuos ahí, el se quedo quieto para que yo disfrutara de aquella exquisita sensación, luego la saco de un tirón, volvió a golpear mi clítoris y a sobarse contra él, con todo aquello sentí que mis piernas ya no tenían fuerza para nada y las abrí exponiendo toda mi vagina a sus deseos más sucios, solo deseaba sentirla en los más profundo de mis entrañas, entrando y saliendo bestialmente, mezclando sus fluidos con los míos...

Ahí estaba, echada con las piernas bien abiertas, las manos sobre la sabana apretando con fuerza, mi cuerpo empezando a sudar de placer, yo muy entregada, dispuesta, excitada, mojada, ansiosa, arrecha, deseosa y sedienta de carne... Desesperada de que diera rienda suelta a sus fantasías más lujuriosas, a sus ansias y me cogiera como a una Puta... En ese momento sentí sobre mis senos otras dos manos, me asusté un poco, se me estremeció todo, me sobresalté en aquella cama, traté de mirar sobre mi cabeza y era un silueta de un hombre también delgado y alto, el que rápidamente empezó a acariciarme sin pudor, pensaba en hacerme soltar y huir de ahí, pero me tranquilicé un poco, analicé la situación, pero el deseo y la lujuria se empezaron a apoderar de mi, ya no pensé más en huir sino más bien en quedarme y disfrutar de la noche, me puse a mil, me senté sobre la cama y mi cuerpo desnudo quedo entre los pechos desnudos de ambos hombres, mi piel se erizó más aún, ellos empezaron a besarme alternadamente, los impulsos eléctricos me recorrían sin cesar, mi calentura se disparo a los cielos, mi coño automáticamente empezó a chorrearse por cantidades, con un sabor y aroma penetrantes, por la sensación ya conocida del momento, de ansiedad por ser culeada por aquellos hombres, hacía ya tiempo que no tenía a mi disposición dos penes para mi solita... la situación me encantó y me deje llevar, sentía ambas bocas sobre mi cuello, sobre mi rostro, sobre mis hombros, varias manos recorrían mi cuerpo sus dedos acariciaban toda mi piel y yo me sentía arder por dentro, no sabía ya de quien era la lengua que merodeaba por mi cuello y mis labios o los dedos exquisitos que entraban y salían frenéticos de mi vagina...

Es una sensación inigualable estar entre dos hombres deseosos de poseerme sin cohibirse ni adueñarse de nada, compartiéndolo todo entre ellos, devorándome... que delicia, entonces el que estaba en un principio en frente mío ya con su preservativo colocado me abrió las piernas y el que estaba detrás mío como enseñado me empujo un poco de las nalgas, haciendo que me montara en aquella verga, la cual ya estaba demasiado dura y caliente esperando desde hace ya un momento atrás hacerme gritar de placer, entro de un solo golpe entera y por la fuerza de la gravedad se me fue hasta el fondo haciéndome gritar como una perra, mientras sentía en mi espalda el cuerpo del otro hombre caliente y también muy deseoso, pues debió estar escuchando y observando en silencio todo lo que paso momentos antes, sentía su pene erecto apoyarse, friccionarse sobre mi espalda y al hacer esto soltaba algunos fluidos, empapándome toda la espalda y escurriéndose hacia mis nalgas, yo seguía apoyada sobre su pecho, mientras sus manos sobaban mis senos, yo besaba su boca frenéticamente, su amigo mordisqueaba mi cuello, mi cuerpo con vida propia empezaba a cabalgar sobre su pene y en mi vagina sentía una deliciosa mezcla entre placer y un poco de dolor por las embestidas duras que me estaba dando el pene de aquel hombre, sentía sus testículos mojados por mis fluidos y toda su verga muy adentro, calentando y humedeciendo todo, a pesar de encontrarse el con un condón puesto sentía su calentura y su dureza, a lo que mi coño respondía con oleadas de fluidos para permitir una penetración más intensa y placentera...

Jadeaba y gemía de placer entre aquellos dos hombres que no pensaban dejarme así como así, luego de un rato el que estaba a mis espaldas se retiro y dejo que cayera sobre la cama el otro sin sacarme la verga de adentro se hecho sobre mi cuerpo totalmente desnudo y empezó a cogerme a su antojo, yo veía en la oscuridad la silueta del otro que miraba y se masturbaba por la escena, yo gemía más alto para hacer que él se excitara más, con una mano arañaba la espalda del que me estaba cogiendo y con la otra presionaba su trasero para que su pene entrara más adentro, sus testículos grandes e igual de calientes se bamboleaban y chocaban contra mi culo, lo que me puso a mil, porque sé que cuando eso sucede me estoy tragando toda su verga, mi vagina estaba llenita de carne y yo gozando como perra esperando sentir dentro mío la verga del hombre que apareció en la oscuridad, de rato en rato veía algunos destellos luminosos en medio de la oscuridad, trate de ver de donde era y vi la silueta del otro hombre parado ahí frente a nosotros, después de un rato otro destello, era una cámara y seguramente sacaba fotos para recordar el momento y la forma en que era cogida esta Puta por aquel hombre...

El que estaba encima, se aferró de mi muy fuerte y de un solo movimiento aparecí sobre él, ahora yo tenía el control, así que comencé a cabalgar sobre aquella verga mientras el sobaba mis senos, esa verga estaba deliciosa y jugosa, me levanté, le di un hermoso panorama de mi coño abierto y dilatado, ahí parada sobre la cama, me di la vuelta le di también otro bello panorama de mi cola, empecé a descender y me seguí comiendo su verga buscaba de reojo al otro para saber si venía a recibir su ración de placer y darme a mí la que me correspondía pero no se acercaba, seguí cogiendo con aquel hombre por un buen rato, hasta que él se acerco un poco, me separé de mi amante ocasional y me puse de cuatro, estire mi mano para agarrar el pene del otro hombre, lo tenía duro y muy mojado por la pajeada que se estaba dando el mismo, lo metí inmediatamente a mi boca, estaba sabroso, el otro levantándose rápidamente puso su boca y lengua en mi culo, comenzó a comérselo y a lubricarlo para lo que vendría, entonces puso su glande en la entrada de mi culo, pero como este estaba con su condón aun no pudo penetrarme, así que me la metió nuevamente por la vagina, esto hizo que chupara con más ahínco el pene de su amigo y lo presionara con firmeza entre mi mano y mi boca...




Ambos me cogían por la vagina y por la boca, yo me sentía como una perra en celo recibiendo lo que se merece, pero ansiaba sentir la verga del que estaba cogiendo mi boca en mi vagina, así que les dije:

- Papi, quiero que me destroces el coño


- Mmmm, que delicia, ¿en serio deseas que te parta el coño?


- Si me estoy chorreando por sentirla y que me llenes de leche


- Que Puta más deliciosa la que nos estamos cogiendo... ¿Quieres sentir lo que es ser cogida y culeada por todos lados?


- Siiiii, Siiii que delicia


- ¿Tienes caliente el coño para que te meta mi verga?


- No te imaginas, ven y siéntelo tú mismo, pero sin condón para que yo te empape el pene con mis fluidos y pueda sentir tu leche caliente dentro de mí...


- Que Perra eres, eso solo te lo daré si te portas bien


- Hare lo que me pidan


- Queremos culearte los dos por la vagina y luego por el culo...


- Que rico, no podía pedir más...


- Pero lo haremos sin condones y te dejaremos de recuerdo grandes cantidades de nuestra leche caliente en tus entrañas


- Que delicia... Ya no hablen más que me chorreo, culéenme como quieran


- Vamos amigo ¿te animas a partir a esta Puta en dos?


- Claro que si esta buenísima, la Perra ¿quieres probar por ti mismo como se corre la Puta cuando se la cogen?, solo en el lapso en el que me la estuve cogiendo ya se corrió como tres veces, es toda una Puta... te baña toda la verga de sus fluidos...


- Ufa... no me digas, entonces nos la vamos a coger hasta que tenga bien hinchado el coño y rebalsándole de leche...



En ese momento cambiaron de posición y el que estaba en mi boca vino a cogerme el coño, no tuvo compasión, me lo hizo como una bestia, pero fue lo que pedí así que no me queje, más bien pedí más mucho más, lo más rico de todo es que no se puso ni de casualidad un condón, mientras su amigo vino y me dio su pene para que lo lavara, se lo chupe como una poseída, ansiosa de recibir su semen, pero no se corrió, se turnaron varias veces para culearme a su antojo, realizamos las poses más ricas y profundas, así como también algunas muy raras y difíciles, pero nos inclinamos más por las de penetración profunda, me pasaban de mano en mano o mejor dicho de pene en pene, me corrí varias veces en aquellas poses profundas, me temblaban las piernas, pero estaba tan delicioso todo aquello que me deje hacer todo lo que ellos pidieran...



Bañados en sudor los tres disfrutábamos de aquella noche, los cuerpos se confundían en uno solo pero aun no me habían penetrado los dos al mismo tiempo y yo ansiaba aquello, pero dejaba que ellos tomaran la iniciativa. Mi coño chorreaba de fluidos más que todo de las corridas que tuve, ya que ellos no se habían venido aún y solo uno no usaba condón cosa que estaba decidida a acabar, me subí justo encima del hombre que insistía en ponerse condón, para mala suerte trajo varios, me metí su pene directo a la vagina, la cual ya no ofrecía resistencia alguna a la entrada de una de sus vergas, así que se entro hasta el fondo, vi la cara de placer que puso él así que me moví muy suavemente para frotar todo su pene con las labios y los músculos internos de mi vagina, lo apreté mucho para aprisionarlo y masajearlo muy deliciosamente, lo cual el sintió de inmediato, se dejo llevar mientras yo me movía como la más deliciosa de las Putas, en una de esas oportunidades en las que su pene se salió por accidente de mi vagina yo lo tome para introducirlo nuevamente, al agarrarlo noté que su condón andaba solo por la mitad, aproveché la situación y rápidamente se lo saque de un tirón y me apresure a meterme su pene dentro muy rápido, no le di tiempo a reaccionar, solo atinó a sujetarme por las caderas, pero al sentir mi calentura y la excesiva humedad de mi vagina se le puso más tiesa la verga parecía de hierro, debió excitarlo muchísimo ya que ahora el tomando mis caderas empezó a moverse y a meter su pene muy profundamente, yo al sentir aquella deliciosa verga tan caliente y dura dentro mío empecé a mojarme más de lo que ya estaba y a empujar más hacia adentro aquel pedazo de carne...



Gemíamos y jadeábamos de placer, en ese momento sentí una mano en mi espalda empujándome hacia adelante para que me reclinara sobre el pecho de quien tenía entre las piernas, entonces sentí el glande ardiente del otro tipo que empezaba a sobar la entrada de mi anito que no había sido cogido hasta ese momento en esta aventura, me escupió sobre el esfínter anal para lubricarlo un poco, pero no fue necesario ya que el sudor y los fluidos que emanaban de mi vagina habían lubricado toda mi entrepierna incluyendo mi anito, así que en el momento que él puso su glande en la entrada de mi culito y empezó a empujar, mi culito empezó a dilatarse rápidamente y a cederle paso entre mis entrañas, no tardo mucho en meterla toda hasta que sus testículos se encontraron chocando contra mi culo, juntamente con los de su amigo... Para mí era la gloria estar clavada por dos penes, empezaron a moverse muy suavemente los dos al unísono, yo cerraba los ojos, presionaba mis músculos para sentir ambos penes penetrándome, separados solamente por una fina membrana entre mi vagina y mi culito, que deliciosa sensación soy una adicta de la doble penetración, cerraba mi boca para que no se me escaparan los gritos de placer, pero aun así se escuchaban muy fuerte, me eche sobre el pecho del que estaba debajo de mí y me abrace a él firmemente, el que estaba partiéndome el culo, se puso en cuclillas detrás de mí, haciendo su penetración más profunda, entonces ambos empezaron a culearme salvajemente, yo ya no pude mantener la boca cerrada y comencé a gritar como la más Puta, eso los excitaba aún más y me la metían con mayor dureza, rapidez y profundidad, tuve un montón de orgasmos, algunos continuos con varias contracciones que casi me dejaron sin aliento, tendida sobre el pecho de aquel hombre pero ellos continuaban sin parar, otros orgasmos venían como replicas de otro aún más intenso mientras ellos seguían tirándome, luego me dijeron al oído:



- Ahora como te prometimos, te vamos a follar de a dos por cada uno de tus hermosos agujeritos...


- Después de hoy para llenarte y satisfacerte, tendrán que ser más de dos penes...


- Si háganlo, Asiiii, Masss, Ahhhh, Ahhhh


- Cuando quieras coger o fantasear nos avisas y te volvemos a culear como hoy...


- Y si gustas invitamos a algunos amigos más, ya que se nota que eres insaciable


- Que Rico... Si soy una Perra Insaciable


- ¿Cuántos quisieras que te rompan el coño y culo al mismo tiempo?


- Muchos... Muchos... Los que estén dispuestos y deseen romperme el coño y el culo


- ¡¡¡¡Que delicia de mujer!!!!, mmmmmmm

De repente se detuvieron en su frenesí, luego sentí que ambos penes se juntaron y presionaban a la entrada de mi culo, yo me aferre con las manos firmemente a las sabanas, me mordía el labio esperando que mi culito los dejara entrar, hubo un momento en que pensé que no podríamos hacerlo así, pero me equivoque, la resistencia de mi culito se fue doblegando poco a poco, para luego empezar a dilatarse como no me imagine jamás, dolía un montón y me quejaba pero ellos no me daban importancia y seguían empujando y tirando hacia abajo de mis caderas, el dolor se fue convirtiendo en un placer que no había sentido antes, era descomunal, aquellos penes me estaban dando un placer increíblemente delicioso, por fin lograron entrar del todo, se quedaron un buen rato ahí quietos, mientras el esfínter de mi culito se acostumbraba a aquella situación, fue exquisito cuando empezaron a moverse ambos dentro de mis entrañas, mi anito ya estaba totalmente dilatado y súper mojado con los fluidos de los tres...




Sentía que se me quería romper todo, yo no tenía fuerza alguna toda mi energía se fue y me dejaron sin una gota de ella, no quería por nada que me las sacaran estaba disfrutando como una loca, pero como todavía quedaba un lugar que dilatar y coger con el restante de sus fuerzas pues me sacaron sus penes del culo, el cual se quedo dilatado, e inmediatamente volvieron a empujar esta vez en mi rajita la cual no ofreció la resistencia que hubo antes por toda la lubricación que ya tenía, entraron ambos penes en un momento, lo cual me produjo una infusión de adrenalina y los tres empezamos a movernos como poseídos, sentía sus vergas entrando y saliendo de mi al mismo tiempo y sentía como mi culito seguía dilatado y mi vagina estaba siendo dilatada también al máximo, tuve un orgasmo sostenido que no bajaba, arqueaba mi espalda, los músculos de mi vagina empezaban a contraerse a voluntad propia, mi cuerpo se movía a su antojo para ser penetrado ya sin que yo tuviera control sobre mis acciones, mis piernas con un leve temblor por todo el placer que estaba experimentando, gotitas de sudor merodeaban por mi frente, en mi cuerpo la calentura del momento hacía que mi piel desnuda se humedezca más y más, mis ojos se desorbitaban, mi respiración y mi pulso se aceleraban, gritaba y gritaba hasta que sentí como explotaron ambos dentro de mi llenándome de leche, eso desencadenó en mí unas contracciones más intensas que las anteriores, seguidas de una oleada de fluidos que emanaban de mi vagina como signo de que tenía una réplica de la corrida anterior que tuve, los tres teníamos en ese instante una deliciosa corrida mutua, sentía que esa calor llegaba hasta lo más profundo de mi ser, los tres gritábamos del orgasmo fenomenal que estábamos teniendo, aunque la verdad los gritos que más se escuchaban en aquella habitación eran los míos, sentía como la leche caliente de los dos se escurría por entre mis piernas confundida entre los fluidos de mis orgasmos, los tres teníamos como espasmos que no paraban durante un buen rato y el semen escurriéndose desde muy adentro mío...






Me quede tendida, exhausta y dormida de tanto placer sin darme cuenta ni ya pensar si todo aquello era real o un sueño delicioso, como dice en algún poema “La Vida es un Sueño y los Sueños, Sueños Son”, cuando pude abrir los ojos estaba en mi cuarto, recostada sobre mi cama, totalmente desnuda, mi esposo desnudo aun dormido en frente mío y yo echada sobre su pecho, pero había algo diferente, estaba despeinada, con un dolor agudo pero muy especial entre mis piernas y en mi vientre, aun temblaba un poco, el olor de una noche de desenfreno total estaba impregnado sobre todo mi cuerpo, sobre toda la cama, almohadas y en toda la habitación, de inmediato note que mi vagina y mi culito, estaban dilatados e hinchados y de ellos salían algunos líquidos, sentía mi cuerpo pegajoso, entonces me di la vuelta y vi a otro hombre dormido totalmente desnudo, un aire frio paso por mi espalda y un estremecimiento llego desde mi cabeza hasta mi vagina, vi que la cámara y la filmadora de mi esposo estaban sobre el velador, me estiré un poco y las tome, prendí la galería de fotos de ambas y vi que habían un montón de fotos mías y de ambos chicos en ella, en la filmadora la reproducción completa hecha con visión nocturna de todo lo sucedido y las dobles penetraciones fotografiadas y filmadas muy de cerca...

Me sorprendió un poco pero me alegró mucho de que aquello no haya sido solo un sueño ya que estuvo muy delicioso como para solo haberlo soñado..., como siempre mi Amado esposo dándome sorpresitas y que lindo cumpleaños el que paso, yo ni cuenta me di de que aquello lo estaba viviendo en carne propia, estaba adolorida, confundida, pero muy satisfecha y feliz de haber tenido tan ardiente sueño llevado hecho realidad...





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...